Bherria, un virus en fase de contagio

El Día Internacional del Voluntariado -5 de diciembre, día señalado para la participación social- es la fecha en la que se celebra la sesión de cierre de la primera edición ‘Bherria. Ágora para una nueva ciudadanía’. Aprovechamos este encuentro para realizar un reconocimiento expreso a las personas que se implican cada día en la construcción de un mundo más justo, sostenible y solidario. Tal y como recordaba José Alberto Vicente, Presidente del Consejo Vasco de Voluntariado, “lo hacen dedicando esfuerzo pero obteniendo la mejor recompensa posible, como es mejorar la calidad de vida de las personas que habitan su entorno”.

Bherria surge como una oportunidad para la exploración de nuevos cauces y proyectos que refuercen los valores ligados a la participación y el voluntariado desde la Administración Pública en Euskadi. Han sido doce intensas semanas en las que hemos podido reflexionar en colectivo, compartir conocimiento y experiencia, tomar contacto con iniciativas de referencia en innovación social, construir red y, sobre todo, contagiarnos de ilusión para seguir trabajando en la búsqueda de nuevas fórmulas para la colaboración público-social.

Con la idea de seguir mostrando experiencias inspiradoras, el 5 de diciembre nos damos cita en Zawp Zorrozaurre, un proyecto que nace de la inquietud de un colectivo de personas y agentes que se implican en la revitalización social, económica y cultural del barrio. De la mano de Manu Gómez-Álvarez, promotor de esta iniciativa -a quien agradecemos sinceramente la acogida-, recorremos este espacio conformado por un nutrido ecosistema de empresas y colectivos que desarrollan su actividad en ámbitos muy distintos como el diseño, la moda, la gastronomía, la infancia, la música, las artes escénicas o plásticas, la literatura, el deporte, la tecnología y la cultura.

Esta visita guiada descubre formas de hacer que resultan sugerentes para muchas de las personas que nos acompañan; en esta ocasión, hemos querido hacer una convocatoria más amplia con el propósito de dar cabida a personas que, aunque no han podido participar en estos tres meses de programa, han manifestado el interés de conocerlo de cerca y de explorar espacios de encuentro entre la Administración Pública y la ciudadanía.

De vuelta al pabellón Garabia, nos espera la artista eibarresa Mursego (Maite Arroitajauregi), que nos acompañará durante toda la jornada con su maravillosa voz e inigualable capacidad para narrar lo sucedido en Bherria desde la interpretación musical. ¡Un verdadero lujo de acompañamiento!

Es así como arranca esta última sesión, en la que nos proponemos, como recuerda en su bienvenida Lide Amilibia, Viceconsejera Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, “compartir los aprendizajes y las 10 principales claves para el desarrollo de la colaboración público-social y la promoción de la ciudadanía activa y el voluntariado. Un decálogo”, añade la Viceconsejera, “con el que nos comprometemos a seguir incidiendo en el futuro”.

“Queremos que este proyecto, Bherria, impacte en la forma de hacer de las administraciones locales”, señala José Alberto Vicente. “A todas las personas que habéis participado en esta primera edición, os animamos a mantener la red, a seguir en conexión y, si fuera posible, a contagiar de este virus a otras personas”.

62 días incubando el virus Bherria

A lo largo de estos 62 días, hemos combinado encuentros presenciales y digitales, con una hoja de ruta que ha permitido abordar el reto Bherria desde tres ópticas diferentes y, al mismo tiempo, totalmente complementarias como la colaboración, la ciudadanía conectada y la comunicación.

La primera sesión en Hirikilabs ofrecía, por un lado, la oportunidad de conectar con las posibilidades que brinda la tecnología para poner en relación a personas; por otro lado, y quizás lo más relevante, este punto de partida supuso que las personas participantes en Bherria pudieran conocerse entre sí, conversar, trabajar en grupos y fijar, de forma colaborativa, los indicadores de evaluación del programa que daba inicio en aquel mismo momento.

Dos semanas más tarde, quisimos explorar formatos que facilitan el intercambio de experiencias, conectando, por medio de videoconferencia, con dos iniciativas de participación ciudadana en el ámbito de Álava como son 100% Oyón  y el Gobierno en los Concejos Alaveses. Precisamente, la primera pieza interpretada por Mursego, ‘Tala al badru alayna’, es uno de los ocho temas que recoge el disco grabado en el proyecto 100% Oyón, en el que participaron alrededor de 80 vecinos y vecinas del pueblo con la artista Idoia Zabaleta y la música de Mursego.

El último día de octubre, visitamos Wikitoki y pudimos conocer un lugar donde se experimenta en fórmulas de colaboración de forma permanente entre diferentes agentes, algunos de los cuales tuvimos la oportunidad de conocer “in situ”. En este segundo encuentro presencial en Wikitoki, los proyectos de las personas participantes en Bherria cobraron mayor protagonismo. Llegó el momento de compartir y poner en relación a los distintos proyectos y, de seguido, comenzaba la fase de mentorización del equipo facilitador a dichos proyectos, un apoyo valorado muy positivamente por las personas que ya han finalizado el proceso de acompañamiento.

El 14 de noviembre, conocemos Mugarri Gaztegunea, de San Antonio de Etxebarri, y el modelo de desarrollo comunitario de este municipio de Bizkaia, un sistema que hace de la participación ciudadana, más que un fin, un medio. Buena parte de la energía comunitaria de Etxebarri está vinculada al trabajo de los grupos de tiempo libre, donde los niños y las niñas comienzan a implicarse con su entorno de forma natural.

Un decálogo construido desde la colaboración

La Jornada Bherria avanza con un repaso del camino recorrido en estos tres meses y datos sobre la participación, no solo de las treinta personas integrantes de esta primera edición, sino también del impacto y reconocimiento de este programa a nivel externo. Así, damos buena cuenta del itinerario de acciones y encuentros presenciales, de los datos de utilización de la plataforma digital de formación y del impacto de la comunicación. En este sentido, destacamos las más de 16.000 visualizaciones de los 29 vídeos publicados y los 2.315 tuits emitidos con la etiqueta #Bherria (dato actualizado) en estas 12 semanas.

Tras esta primera devolución de datos de participación llega el momento de compartir las ‘Las 10 principales claves para el desarrollo de la colaboración público-social y la promoción de la ciudadanía activa y el voluntariado’, un decálogo que pretende resumir los aprendizajes más significativos que hemos podido rescatar de las acciones que se han llevado a cabo en Bherria. Estos son los titulares:

1. Abrir las puertas y seguir conversando. 6. Herramientas ajustadas a nuestras realidades.
2. Proceso, interacción e incertidumbre. 7. Escuchar, ganar confianza y construir relato.
3. La botella medio llena. trabajar desde   las potencias. 8. Procedimiento al servicio: garantía y experimentación.
4. Innovación vintage. Lo nuevo y lo viejo. 9. Tiempos para participar. el cuidado y la pedagogía.
5. Tecnologías para maximizar las posibilidades de interacción social. 10. Somos islas formando un archipiélago.

 

Estas 10 ideas surgen de la colaboración y de la suma de las voces de las personas que han tomado parte en Bherria; son 10 claves cuya presentación, en este encuentro, corren a cargo de 10 participantes que explican cada cada idea aportando una experiencia de participación ciudadana y voluntariado que ayuda a ilustrar cada idea. Así, tenemos la ocasión de conocer iniciativas relacionadas con juventud, gestión de subvenciones, trabajo con personas migradas, asociaciones de vecinos y vecinas, promocióń del euskara, atención ciudadana, personas mayores, presupuestos participativos, urbanismo y banco de dinero.

Antes de pasar a la puesta en común, te invitamos a escuchar un extracto de una pieza única, creada por Mursego expresamente para el decálogo Bherria: ‘Denbora da oraina + Borobil’. ¡Adelante!

Después de esta emocionante interpretación, se abre la conversación y el debate en torno al decálogo que acabamos de compartir, que se ve enriquecido con nuevos enfoques al respecto de la colaboración público-social. Son aportaciones ilusionantes de caminos a recorrer; hablamos de conocer, canalizar y acompañar lo que la ciudadanía ya está haciendo que suceda; superar la escasez de recursos humanos desde fórmulas de crecimiento horizontal que ponga en relación a personas de diferentes entidades organizativas para trabajar en las mismas tareas; asumir, como personas que trabajan en la función tećnica de las administraciones locales, el rol de la apertura del código burocrático buscando las oportunidades que las propias leyes y reglamentos ofrecen. Quedan caminos por explorar; un ejemplo de ello es la Ley del Tercer Sector Social de Euskadi, así como las nuevas políticas que, a nivel de Gobierno Vasco, pudieran impulsarse desde su ámbito competencial.

El encargo de contagiar el virus Bherria

Como broche final a este programa, hacemos entrega de los diplomas acreditativos; “queremos que este documento sirva también para para certificar un compromiso por buscar nuevas fórmulas de relación con la ciudadanía para mejorar lo público en la sociedad vasca”, subraya Beatriz Artolazabal, Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco. “Desde el Gobierno Vasco”, concluye la Consejera “nos comprometemos a seguir explorando cauces para el apoyo y la concreción e impulso de estas 10 claves que hoy hemos compartido. Tras esta experiencia, nos volveremos a sentar. Escucharemos vuestras propuestas, atenderemos a lo que hemos aprendido desde el equipo técnico y las personas de nuestro departamento y seguiremos implementando iniciativas con el espíritu Bherria”.

Han transcurrido 62 días. El virus Bherria ha sido transmitido satisfactoriamente. De manera simbólica, entregamos unas sabrosas píldoras para seguir contagiando y reforzando esta red de personas inquietas e innovadoras que ha formado su primera comunidad en esta edición. Queremos que estas ideas y experiencias sigan llegando a más personas y sigamos construyendo entre todos y todas una sociedad más justa y solidaria y en colaboración entre la administración y la ciudadanía activa.

!Contagiemos el virus Bherria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *