Juana Aranguren: “Optar por la co-gestión en Emakumeen Etxea ha sido un acierto”

emakumeen etxea bherria

Emakumeen Etxea de Donosti, antigua reivindicación del movimiento feminista, se creó hace siete años después de un largo proceso donde se debatió el tipo de Casa de las Mujeres que quería impulsar, teniendo en cuenta los distintos modelos de gestión existentes en el Estado español. El modelo que eligieron, y que consideran un acierto tras estos años, es el de co-gestión entre el Ayuntamiento y la Asociación Casa de las Mujeres, que fue creada para poder gestionar este espacio público.

Emakumeen Etxea es un lugar de encuentro, debate y reflexión para incidir en políticas, programas y proyectos dirigidos a conseguir la igualdad entre los sexos. Conversamos con Juana Aranguren para conocer la experiencia y aprendizajes de este colectivo feminista en la colaboración público-social.

Juana, a vuestro entender, ¿cuáles son las claves que definen un proyecto de gestión comunitaria de un espacio público?

La clave para definir ese tipo de proyecto consiste, en nuestra opinión, en apostar por la democracia participativa. Si la ciudadanía, en nuestro caso el movimiento feminista, se implica en gestionar un espacio público, este espacio será realmente participativo, y vivo, y responderá mejor a los intereses de la ciudadanía —en nuestro caso las mujeres— que deciden sobre los contenidos y la marcha del espacio.

¿Qué retornos y beneficios sociales aportan los proyectos de estas características?

La gestión comunitaria favorece que el espacio público se llene de vida y no sea un lugar frío e infrautilizado. Una ciudadanía implicada en la organización de los proyectos de los espacios públicos supone que esos proyectos tienen una mayor conexión con sus anhelos y necesidades.

BherriLab aborda cuatro ámbitos de trabajo: marco jurídico, colaboración, criterios de cesión y adjudicación e indicadores de retorno social. En vuestra experiencia, ¿dónde están los potenciales? ¿Cuáles son las palancas que pueden propiciar cambios en estos ámbitos?

Respecto al marco jurídico, existe un convenio de cesión — actualizado en una ocasión— del espacio entre el Ayuntamiento y la Asociación Casa de las Mujeres, asociación en la que participamos todas las mujeres, aunque seamos de otros grupos, a título individual. Existe, además, una instrucción de uso que viene siendo respetada, sin problemas, por las dos partes: Ayuntamiento y Asociación.

Tenemos, también, un convenio de colaboración con Diputación de Gipuzkoa que comprende una subvención anual y que se revisa cada cuatro años.

La colaboración establecida entre la ciudadanía —femenina en esta iniciativa— y las instituciones facilita el desarrollo de un proyecto cuya finalidad es el impulso de un espacio de empoderamiento para las mujeres. Y las mujeres consideran Emakumeen Etxea un espacio propio donde poder desarrollar todo tipo de iniciativas en aras de la igualdad de mujeres y hombres.

La cuestión de los criterios de cesión y adjudicación del espacio Casa de las Mujeres ha sido discutida, ya que había opiniones municipales que consideraban que había que sacar este equipamiento a concurso. Finalmente, la opinión que prevaleció fue que la fórmula más democrática para que éste sea realmente un espacio participativo es mantener la relación actual entre el Ayuntamiento (Berdintasuna) y el movimiento asociativo de mujeres organizado de forma abierta a tal efecto.

El indicador de evaluación más importante, desde nuestro punto de vista, es el aumento de socias de la Asociación Casa de las Mujeres; empezamos con unas 20 socias y ha superado las 1.000 socias a lo largo de su andadura. Otro indicador es el aumento de mujeres que utilizan diariamente la Emakumeen Etxea, que vamos registrando con un contador.

 

Twitter: @DSSEemakumeenEtx

Facebook: donostiako emakumeen etxea

Página web: www.donostiakoemakumeenetxea.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *