Como espacio central para el aprendizaje proponemos tres espacios de reflexión que llamamos Ágoras: el Ágora de Autogestión y Procomún, el Ágora de SmartCitizen y el Ágora de Escucha y Comunicación Digital.

El trabajo de profundización en estos contenidos tendrá como dinámica central, el contraste en una plataforma online, facilitada cada dos semanas por una persona responsable de cada ágora y el equipo de coordinación del proyecto. Además, terminaremos con un encuentro presencial y semiabierto en los locales de alguna de las experiencias significativas que analizaremos durante BHERRIA.

Al terminar las tres ágoras, os convocamos una sesión de cierre de carácter presencial, con todas las personas participantes, con el objetivo de intercambiar experiencias y realizar una valoración conjunta sobre el proceso.

Las ideas recogidas en esta sesión nos ayudarán a elaborar un documento con las claves más importantes de este aprendizaje. Queremos redactar un texto inspirador que pueda servir a otras personas enredadas en este tipo de iniciativas, desde la perspectiva pública y privada, para seguir trabajando en los próximos meses y años.

A modo de presentación de estos espacios:

Autogestión y Procomún

En una sociedad en crisis, en transición, cuyos paradigmas imperantes se muestran ya no sólo injustos, sino inhábiles para un mero sostenimiento técnico de la vida y el ecosistema; surgen alternativas, nuevos modelos, en principio pequeños y débiles, pero llenos de potencia y cada día más reales como alternativa factible. Modelos en los que no tanto cambian los QUÉs, como los CÓMOs.

Y sobre esto trataremos en este primer bloque de BHERRIA. Sobre dar el paso colectivamente del paradigma de competir al de cooperar, planteando nuevas relaciones entre lo público, lo privado y lo común. Sobre modelos emergentes y autoorganizados, sobre nuevas maneras de participar, de colaborar, de cocrear. Sobre otras formas de vivir y producir en comunidad, poniendo en el centro a las personas, sus deseos y capacidades, desde la atención al proceso, los afectos y los cuidados.

A lo largo de este bloque, nos familiarizaremos en primer lugar con algunos fundamentos filosóficos y procedimentales relacionados con estas nuevas prácticas; para en segundo lugar tratar de analizar y valorar cuestiones prácticas importantes a la hora de llevar a cabo iniciativas concretas y/o apoyarlas y acompañarlas desde la administración pública.

Comunicación digital para el encuentro con la ciudadanía

Transitamos de una lógica de la escasez a otra de abundancia, el conocimiento está en la red y éste se construye de forma social. Cualquier persona/organización puede poner en primera línea de actualidad cuestiones que le preocupan, que le gustan o que le incomodan; conceptos como la comunicación distribuida facilitan la acción directa en la comunicación.

Internet ha modificado las reglas de juego. La democratización de la práctica de la comunicación ha generado una nueva forma de relación que impacta directamente en las formas de participación ciudadana.

A lo largo de este bloque, analizaremos algunas claves del impacto de la ‘era digital’ en la forma de relación entre la ciudadanía, y de ésta con la AAPP, y conoceremos de qué manera las herramientas y la comunicación digital nos ayudan en este encuentro.

Smartcitizen, hacia una nueva ciudadanía en la sociedad conectada

Quien más quien menos, en estos últimos tiempos habrá oído hablar de ciudades inteligentes. Este modelo urbano se presenta como LA intersección entre la vida urbana y las tecnologías digitales. Parece un relato esperanzador: promete cosas que suenan sugerentes y obvias,… Pero puede que no sea un relato tan pacífico, puede que nos estemos dejando cosas en el tintero, puede que estemos haciendo demasiadas renuncias,…

El módulo es un recorrido por las contradicciones que vivimos y en las que la tecnología aparece como una constante. Hablar de smart citizen es sólo una excusa para pensar más allá de un relato hegemónico que no termina de comprender las transformaciones sociales de tecnologías que ya están en nuestras manos. Así que, seguramente, hablaremos mucho más de participación, de ciudadanía, de movilización,… que de tecnología.