Bherria, claves y motivaciones para la participación social

“He conseguido poner mi conocimiento en marcha. He compartido experiencias con personas de actividades similares. He podido llevar a la práctica mi proyecto”. Estas son algunas respuestas ante la pregunta que hemos lanzado en la jornada de inicio del proyecto a las 30 personas participantes: ¿qué ha ocurrido durante este tiempo en Bherria para que nuestras expectativas se hayan cumplido?

El 3 de octubre es un día importante para Bherria. Es la fecha elegida para dar inicio a este espacio para el aprendizaje experiencial que busca otras maneras de ser ciudadanía. Elegimos Hirikilabs como primer punto de encuentro y de inicio de programa porque creemos importante salir de nuestras dinámicas y rutinas diarias para acercarnos a lugares y experiencias diversas que propicien nuevas formas de hacer y de relacionarnos. Hirikilabs es un laboratorio que trabaja en torno al uso social, crítico, creativo y colaborativo de las tecnologías; es, además, una herramienta para inspirar mediante el conocimiento libre y abierto. El espacio en sí, es una invitación a estar de otra manera, buscando cooperación y colaboración.

Van llegando las personas que van a tomar parte en el programa Bherria; nos sentamos en sillas, taburetes, bancos de madera y puffs. Vemos caras de curiosidad explorando el espacio, sonrisas, saludos y ganas, nos dicen, de conocer más e iniciar este recorrido. Emilio Sola, director de Servicios Sociales del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco abre la jornada apelando a la ilusión que el proyecto ha despertado y destacando todo el trabajo de diseño previo al lanzamiento en esta sesión. Bherria, añade, “debe convertirse en un espacio para aprender de esta apuesta por construir ciudades y pueblos desde la colaboración público-social”.

José Alberto Vicente, presidente del Consejo Vasco de Voluntariado, recuerda que  “en estas últimas décadas hemos estado acostumbrados a administrar los recursos económicos públicos, unos administrándolos y otros aportándolos. Tenemos que darnos cuenta de que la mayor riqueza que tiene un municipio son todas y cada una de las personas que vivimos en él”. De seguido, Diana Franco, responsable de Laboratorios de Hrikilabs, propone una apetecible visita guiada por las instalaciones al finalizar la sesión. Hay mucho más de lo que vemos a primera vista. ¡Gracias Diana, por la acogida, las explicaciones sobre esta experiencia y la visita!

Asier Gallastegi, coordinador del equipo técnico de Bherria hace un reconocimiento a la historia del trabajo voluntario y la solidaridad, tal y como los hemos entendido en las últimas décadas. “Bherria nace abierta y con la curiosidad de acercarnos a futuros que cogen forma. Se trata de aprender desde nuestras experiencias y atender lo que va cogiendo forma”, concluye.

¡Adelante Bherria!

Nos encontramos con un colectivo de 30 personas con responsabilidad técnica y política en distintos municipios de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa y en áreas tan diferentes como: igualdad, innovación, voluntariado, euskara, juventud, acción social, educación, deporte, comunicación, salud y participación. El movimiento en el espacio ayuda a visualizar que los intereses de las personas participantes se centran especialmente en temas relacionados con la diversidad, acción social, juventud, salud y participación. Sería muy interesante poder establecer los nexos, los puntos de interés común que existen en esta comunidad, algo que esperamos ver en los próximos meses.

Comenzamos presentándonos, compartiendo nuestros aprendizajes y las preguntas que nos activan desde la curiosidad. Escuchando sobre nuestros roles, áreas, éxitos y fracasos, distinguimos a quién tiene más años de experiencia de quién tiene menos, visualizamos procedencias o dedicaciones. Es una manera de ir entrando poco a poco en dinámica, conociéndonos, rompiendo el hilo, hilvanando lazos,…

Entre preguntas y respuestas

Comenzamos a trabajar en torno a una dinámica que favorece la aparición de más preguntas que procuraremos responder a lo largo de estas semanas. Nos parece interesante transcribirlas; quizás, al finalizar Bherria, podamos echarles un ojo y ver si hemos encontrado las respuestas

¿Cómo no perder el foco de lo importante sin abandonar lo urgente? ¿Por qué en los procesos de participación se acaba perdiendo la confianza en la institución? ¿Cómo conjugar diferentes sensaciones políticas y participación ciudadana? ¿Cómo se arranca un proceso para crear sentimiento de colectividad? ¿Cómo concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la participación?¿Cómo involucrar a la participación “activa” voluntaria si en mi mismo o en mi entorno es costoso encontrar? ¿Cómo crear comunidad? ¿Cuanto me puede ayudar Bherria a poner orden a mi encomienda en participación ciudadana sin perderme con facilidad? ¿Cómo pasar del reto a la realidad? ¿Cómo se vincula un compromiso con una necesidad de aprender? ¿Cómo gestionar la incertidumbre en procesos complejos impulsados desde la administración? ¿Cómo incluir el voluntariado en los proyectos que traemos? ¿Cómo salir de los espacios de confort? ¿Cómo generar mínimos comunes que multipliquen y pongan avances? ¿Cómo construir puentes entre un movimiento social que surge con la administración? ¿Cómo mantener la sostenibilidad de procesos colectivos? ¿Qué aspectos de la administración debemos cambiar para adecuarnos a las nuevas demandas ciudadanas? ¿Cómo convivir/adaptar lo técnico, lo político y la ciudadanía? ¿Cómo se lidera el cambio? ¿Podemos ser líderes? ¿Cómo activar a la juventud de mi municipio? ¿Cómo llegar más a la ciudadanía y el tema de la colaboración público-social? ¿Cómo conectar/comunicar con los agentes? ¿Cómo equilibrar lo individual y lo colectivo; lo público, lo privado y lo común? ¿Cómo lograr que el voluntariado se acerque a la administración?


Hemos pensado en los indicadores que nos ayuden a evaluar los logros alcanzados tras la finalización de Bherria. Esa es la razón por la que tratamos de imaginar que hemos llegado al último día de encuentro de esta primera edición de Bherria, el 5 de diciembre. Nuestras expectativas se han cumplido. ¿Qué cosas han ocurrido para que hayamos conseguido nuestros objetivos? Algunas de las respuestas obtenidas ponen el foco en cuestiones como:

Trabajo en red: conocer, contactar y establecer alianzas con agentes que están trabajando desde la realidad municipal; buscar sinergias con otros municipios próximos; Crear un espacio de confianza donde poder intercambiar experiencias; Apertura a otras realidades.

Marco Jurídico-Económico: recursos para traducir la ley a lo concreto; claves para establecer diálogo con responsables de áreas administrativas; desbloqueo de la parte administrativa.

Sensibilización social: obtener ideas para concienciación de la importancia del voluntariado; redacción de un manifiesto al final del proyecto.

Arquitectura Económico-Legal: desbloqueo de la parte administrativa; hemos aprendido a traducir la ley a lo concreto.

Emociones: salir con ilusión de Bherria; transmitir y contagiar emoción.

Nuevas formas de relación con la ciudadanía: aprender maneras de relacionarse con la ciudadanía; saber explicar el trabajo que se está haciendo; dar un sentido o relato a las diferentes formas de participación.

Necesidad de concreción: llevar a la práctica, de principio a fin y de forma medible alguno de los proyectos compartidos en Bherria; alcanzar conclusiones relevantes; planes de acción para la puesta en marcha de políticas municipales; incorporación de herramientas; conocer ejemplos reales de participación conjunta entre AAPP y ciudadanía.

Lo político: lograr apoyo político claro a los proyectos que impulsamos, más allá del cumplimiento de la Ley; acercar la innovación a cargos políticos; salir legitimadas gracias al apoyo del Gobierno Vasco a Bherria.

Hemos representado, a modo de nube de etiquetas, la suma de todas las aportaciones y enfoques trabajados en este encuentro.

Bherria ya está en marcha. Ricardo Antón da inicio a la primera de las tres Ágoras que componen el programa, ‘Autogestión y Procomún’, y que se mantendrá abierta durante dos semanas. Dos días antes del inicio de la segunda Ágora, el 16 de octubre, volveremos a encontrarnos en una visita a una de las experiencias ciudadanas de la que seguiremos aprendiendo.

Al mismo tiempo que trabajamos hacia dentro, mantenemos la conversación y el debate en abierto con la comunidad Bherria aportando artículos, documentos, vídeos, reflexiones, experiencias y preguntas desde este blog, en nuestras redes sociales y con el hashtag #Bherria. Nos gustaría que tú también participaras. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *